Musicoterapia - Musicoterapia - Lic. Maria Clara Toledo - Musicoterapeuta

Vaya al Contenido

Menu Principal

Musicoterapia

Musicoterapia

La musicoterapia nace como profesión en 1950 en los Estados Unidos y hoy es estudiada a nivel universitario en Alemania, Reino Unido, Brasil, Argentina y Chile, convirtiendo la música no sólo en fuente de placer sino también en una fuente que proporciona salud y bienestar.
Sabemos que desde los tiempos de la antigua Grecia numerosos filósofos, historiadores y científicos han escrito sobre la música como agente terapéutico.  Hace más de 2,500 años que el filósofo griego Pitágoras recomendó el cantar y el tocar un instrumento musical cada día para eliminar del organismo el miedo, las preocupaciones y la ira.  No obstante, fue en el siglo 18 que comienzan a aparecer informes anecdóticos en la literatura profesional.  En el siglo 19 comienzan a aparecer informes de experimentos controlados.
El más antiguo texto sobre música y medicina fue escrito por un médico llamado Richard Browne y publicado en 1729.  Esta obra titulada Medicina Musica, que aplicaba a la musicoterapia los principios científicos recientemente elaborados por el matemático y filósofo Rene Descartes,  tuvo gran impacto en la práctica de la terapia musical en los Estados Unidos.
Hoy en dia tenemos conciencia de que la música tiene una serie de efectos fisiológicos.  La música influye sobre el ritmo respiratorio, la presión arterial, las contracciones estomacales y los niveles hormonales.  Los ritmos cardiacos se aceleran o se vuelven más lentos de forma tal que se sincronizan con los ritmos musicales.  
También se sabe que la música puede ayudar una amplia variedad de problemas médicos, que van desde la enfermedad de Alzheimer hasta el dolor de muelas. Los doctores en medicina conocen acerca del poder del sonido. Los investigadores han producido evidencia de la habilidad de la música para disminuir el dolor, mejorar la memoria y reducir el estrés.
La mejor música para propósitos terapéuticos es la que provee variaciones sobre un tema familiar ya que estamos hechos para reaccionar a los estímulos noveles siempre y cuando estos no sean demasiados.  Una pieza musical que sea totalmente novedosa puede tener como resultado el que la persona que la escucha pierda la atención.  Igual sucede si por el contrario la música es demasiado familiar.
Muchas veces, estando enfermos o cuando pasamos por estados anímicos difíciles encontramos que no respondemos como quisiéramos a la música que siempre nos ha gustado.  Y es que los cambios que la enfermedad causa en nuestro organismo nos hacen responder de modo distinto a la música.  Un ejemplo relacionado es el de una persona que se siente deprimida.   La mayoría pensaría que lo que esta necesita es música alegre y animada.  Sin embargo probablemente esta música esté tan alejada de sus sentimientos presentes que en lugar de levantarle el ánimo lo que haga es ponerlo de mal humor o antagonizarlo.  En estos casos lo más recomendable es empezar por escuchar música que refleje un estado de ánimo similar al que la persona está sintiendo.  Esta música resonará con esa persona y hará contacto con la misma de un modo que la otra no puede y, paradójicamente, lo ayudará a salir de su depresión.  Luego, a medida que su estado de ánimo cambie, podrá ir escuchando otro tipo de música más alegre.
Recientemente se ha estado empleando la músicoterapia como un medio de aliviar la ansiedad de pacientes que han de ser sometidos a algún procedimiento quirúrgico.  Se ha encontrado que los pacientes que escuchan música antes, durante y después de su cirugía sienten menos dolor y ansiedad, requieren menos medicamentos y se recuperan con mayor rapidez.  La música aparentemente funciona bloqueando los sonidos típicos de una sala de operaciones que provocan ansiedad en los pacientes. En un estudio reciente se encontró que por medio de la música en la sala de operaciones se logró una reducción de un 50% en la cantidad de sedantes requeridos.  En otro estudio se estimó que la música es tan efectiva como 2.5 miligramos de Valium.
La música es también utilizada terapeúticamente en los pacientes del mal de Alzheimer.  Estos pacientes se benefician tanto al escuchar como al hacer música.  Los beneficios de la musicoterapia para estos pacientes son varios.  Puede mejorar sus estados de ánimo y reducir la necesidad de medicamentos.  También puede estimular partes del cerebro ayudando a evitar o retardar el deterioro de las mismas.
En un estudio con pacientes esquizofrénicos se encontró que luego de un mes de de terapia musical los pacientes mostraban menos síntomas. Mejoraron en su capacidad comunicativa y mostraron mayor interés en actividades externas.
La músicoterapia no sólo es útil en caso de enfermedades.  Por ejemplo, también se ha usado como parte de la preparación de las embarazadas.  En estos casos produce una actitud mental positiva, ayudando a la relajación; requiriéndose así menos medicamentos. La estimulación prenatal con música permite a la futura mamá disminuir las tensiones y reducir sus miedos.
Enseña a relajarse, a establecer un contacto íntimo con el bebé en gestación y ayuda a proyectarse en el tiempo, lo cual da confianza y seguridad a la hora de dar a luz.
El bebé por nacer se irá relacionando con melodías que reconocerá dentro del útero y que lo calmaran una vez nacido, remitiéndolo a ese estado placentero que vivió durante su gestación.
En musicoterapia uno de los objetivos primordiales es el desarrollo integral del individuo. Desarrollar sus potencialidades implica trabajar desde la posibilidad hacia algo más, y por otro lado la aceptación de uno mismo como se es. De crear un espacio expresivo donde uno puede ver sus iniciativas; la manera de cambiar y de no cambiar. Es una vía para modificar partes de uno a través de un momento creativo, expresivo, que implica verse y tener una idea más clara de uno mismo reafirmándola, y poder reconocerse y aceptarse en los cambios. Ya que conociendonos, y fortaleciendo nuestras potencialidades, conseguiremos tener mas herramientas para luchar contra las adversidades que se presentan
La musicoterapia facilita o mejora la comunicación en todos sus niveles, a través de la palabra, del gesto, del sonido, del grafismo. Mejorarando la capacidad de simbolización del individuo, facilitando la expresión  sus emociones, sentimientos, idea e inquietudes.

En el tratamiento musicoterapeutico se busca fortalecer el desarrollo emocional hacia un equilibrio que predisponga positivamente hacia el aprendizaje y otras acciones de la vida; lo cual implica llegar a un equilibrio general entre sentimientos, deseos, necesidades, y reacciones frente al otro, consigo mismo y con la realidad. Se trata de un equilibrio entre el placer y el displacer, entre el deseo (o fantasía) y la realidad; de la adecuación en la manifestación de los mismos. Esto significa generar una situación de contención que brinde seguridad y, a su vez, perfile los límites precisos que van dando forma a la tolerancia ante la frustración, o la tolerancia del logro y la aceptación de sí mismo. De graduar el momento y dirigir la autoagresión, o de revertir o graduar la manifestación desmedida hacia el afuera, mejorando la convivencia grupal o social; o en una situación opuesta no permitir ser agredido. De alguna manera, acompañar y ayudar a la autoafirmación, autoevaluación, contribuyendo a la construcción de una identidad, a la integración de una personalidad y la aceptación de sí como persona; a la propia subjetividad.

La musicoterapia tambien permite propiciar el desarrollo de destrezas para favorecer la ejecución en general. Incluimos dentro de este propósito aquellas acciones que hacen al manipulado de objetos y/o instrumentos; a las acciones básicas como frotar, sacudir, percutir, además de las praxias motoras habituales: soplar, caminar, trotar, saltar, etc. Por otra parte, proponemos distintas coordinaciones, audio- visual, audio- viso- manual, y a las disociaciones, por ejemplo ejecutar una secuencia con manos separadas o con una mano por vez. Otro de los propósitos que se pueden fijar tiene que ver con la regulación, la economía de la energía en lo que a tono muscular se refiere y por último a la inhibición de movimientos innecesarios. De hecho, lo descrito está focalizado hacia un aspecto más que nada motriz. La ejecución de un acto involucra varios factores más allá de la acción, voluntad, comprensión, intencionalidad.  

Mediante la ejercitacion progresiva Contribuimos a que los conocimientos adquieran significación en la vida de los pacientes conectándose en los conocimientos anteriores, tiene relación con lo propuesto por autores constructivistas. El carácter que nosotros queremos remarcar, tiene sentido en cuanto a que tales conocimientos puedan ser transferibles a situaciones nuevas y puedan ser conectados con hechos, acontecimientos sociales y de la vida diaria. Por ejemplo la escuela a través de actos patios eh historicos, reedita una identidad socio- histórico- cultural que nos define como pueblo. La escuela transmite cultura. Es importante la función de la escuela y la relación con la significación sociocultural como parte de los aprendizajes más allá de los contenidos curriculares.

La musicoterapia permite contribuir al desarrollo o a la adquisición de hábitos, siendo un hábito, una conducta económica, en la medida en que se trata de algo incorporado, y el que no debamos pensar en cada uno de los detalles de ese conducta nos es habitual. Por ejemplo, nos referimos a adquirir correcta respiración costo diafragmática. Al cuidado y al orden de los materiales (objetos- juguetes- instrumentos, etc.). También incluimos los hábitos de convivencia, cortesía y urbanidad, esperar un turno, saludar, etc.

Despertar la sensibilidad y contribuir a general la posibilidad de expresión, imaginación y creatividad.
Estos cuatro ítems, forman parte de uno de los objetivos más importantes. Desde el punto de vista musical la invención de canciones, la improvisación libre o pautada son elementos altamente jerarquizados por la musicoterapia.
La musicoterapia es una propuesta activa, es acción. La vivencia de situaciones lúdico corporo- sonoro- musicales lleva a la incorporación de los aspectos conceptuales y actitudinales planteados en una permanente variación de procedimientos.
Un educador musical quizá compara los mismo contenidos y propósitos, pero se evidencian en la finalidad y modalidad de trabajo, en la lectura de la situación. La educación musical tiene a la música como una finalidad y esta posición educativa requiere de un sostén físico, emocional e intelectual adecuado para alcanzarlo. La musicoterapia toma la música como un medio para preservar, desarrollar y lograr adquisiciones que se corresponden con aspectos más profundos del aprendizaje que vehiculizan la posibilidad de concretar aprendizajes no sólo del ámbito musical sino de otras áreas.

La musicopsicoterapia es una psicoterapia no -verbal que utiliza las expresiones corpóreo- sonoro - no -verbales para desarrollar un vínculo relacional entre musicopsicoterapeuta y otras personas necesitadas de ayuda para mejorar la calidad de la vida y rehabilitarlas y recuperarlas para la sociedad; como así también producir cambios socio - culturales-educativos en el ecosistema y actuar en la prevención primaria de la salud comunitaria.
Benenzon
.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal